La convocatoria 2014 será detallada en la siguiente sección pues corresponde al rubro de inversión en servicios auxiliares a la innovación. Para el 2015 nos encontramos inmersos en el proceso de reingeniería del Fondo Mixto, de tal complejidad que retrasó durante casi dos años la reactivación funcional del mismo. Con la finalidad de desarrollar los proyectos de ese año sugeridos en la Agenda Estatal de Innovación nos dimos la tarea de gestionar recursos de otras fuentes para desarrollar la aportación del Gobierno de Morelos en el tema de Biocombustibles, otra área estratégica detectada en la Agenda de Innovación del Estado.

Un diagnóstico inicial determinó que el sector de los Biocombustibles tenía una oportunidad importante de desarrollo ante la necesidad del sector aeronáutico de cumplir una norma global que compromete la incorporación de bioturbosina en vuelos internacionales. Es una condición originada por el incremento excesivo del costo de los combustibles derivados del petróleo así como la estricta demanda internacional para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

Por todas estas razones se concertó un grupo de trabajo, interinstitucional e interdisciplinario, que sumara los resultados de sus investigaciones para acelerar la producción de biocombustibles a partir de aceites vegetales. En este sentido todas las evidencias indicaron que la especie más favorable para este proyecto es el piñón mexicano proveniente de la planta Jatropha curcas, una especie nativa al altiplano mexicano que además de producir aceite para usos industriales tiene antecedentes como ingrediente de la gastronomía local.
El grupo de trabajo desarrolló 12 líneas de investigación desde los aspectos biológico, evolutivo, fisiológico y agronómico de la planta así como los tecnológicos necesarios para su explotación y transformación hasta aquellos comerciales y normativos con una inversión de 4 millones de pesos provenientes de un convenio de colaboración del Gobierno de Morelos con SAGARPA. Con toda esta información se elaboró el documento “Jatropha curcas en Morelos, un ejercicio de sustentabilidad” que fue publicado en 2016. Este documento ha sido distribuido entre estudiantes, académicos e inversionistas del Estado y de otras entidades con la finalidad de promover el negocio de los biocombustibles en Morelos.

Ante las dificultades que todavía para 2016 seguía imponiendo la reingeniería al ejercicio de los recursos del Fondo Mixto CONACyT-Morelos tomamos la decisión de no hacer ministraciones adicionales a la de 30 millones de pesos del 2013, por lo menos hasta que se tuviera claridad sobre las nuevas reglas de operación, sin embargo, seguimos adelante con la publicación de nuevas convocatorias con los recursos existentes a los cuales se sumaron 11 millones 140 mil pesos provenientes de diversos reembolsos por cierre de proyectos.

Para los dos últimos años de la administración se decidió apoyar proyectos estratégicos priorizando los recursos a solamente dos convocatorias. En 2017 se asignó 1 millón 195 mil pesos al Instituto Mexicano de Tecnología del Agua IMTA para la elaboración del proyecto “Estrategia para estimar y calcular las emisiones de gases efecto invernadero (GEI) en la cuenca del río Apatlaco que coadyuve en la educación ambiental de la población del estado de Morelos”. Los resultados de este proyecto se suman a los del proyecto “Determinación del estado de salud e indicadores biológicos para la evaluación de la recuperación del río Apatlaco” apoyado por el mismo fondo en 2011 y elaborado por el Instituto Politécnico Nacional IPN. Con estos dos resultados se tendrán todos los datos de línea base para validar el impacto de proyectos de mitigación de la contaminación de las barrancas de Cuernavaca.

PROFESIONALIZANDO LA COMUNICACIÓN DE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGÍA

El Centro Morelense de Comunicación de la Ciencia CeMoCC se crea durante la administración 2012-2018 como una unidad administrativa del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos con la finalidad de poner la ciencia al alcance de la población morelense para generar bienestar en las comunidades que conforman su territorio, a través de promover una nueva forma de percibir y comunicar la innovación, ciencia y tecnología.

El CeMoCC desarrolla campañas para promover la enseñanza de la ciencia y la cultura científica en las escuelas, para fortalecer las capacidades científicas y tecnológicas de jóvenes con talento en física y matemáticas, para fomentar la educación no formal de la ciencia, así como para profesionalizar la divulgación de la ciencia a través de la formación de recursos humanos. Además diseñó la serie de divulgación “Ciencia que camina” dirigida a un público infantil y juvenil la cual está conformada por cuatro textos: “Manual del observador principiante”, “Manual para la enseñanza de la ciencia a través de talleres”, “Breve historia de la astronáutica” y “Manual del pequeño científico”. A partir de 2014 el CeMoCC incursiona también en la formación de cuadros especializados mediante la impartición del diplomado “Comunicación y Periodismo Científico” con 75 egresados a la fecha. Para realizar sus actividades el CeMoCC recibió entre 2012 y 2018 más de 5 millones de pesos provenientes de presupuesto estatal, de proyectos CONACyT y de multas electorales.

Con la finalidad de evaluar el impacto de sus acciones, el CeMoCC realizó encuestas de apreciación social de la ciencia entre estudiantes de secundaria de escuelas públicas de Morelos. Los reactivos de dicha encuesta están dirigidos a conocer la percepción de los estudiantes sobre qué es ciencia, el papel que tienen los científicos en la sociedad, cómo se adquieren los conocimientos científicos y la relación entre ciencia y tecnología. La primera encuesta se realizó en el 2015 a una población de 2,367 estudiantes pertenecientes a 10 municipios y la segunda en el 2018 a 2,409 estudiantes de los 33 municipios. A partir de los resultados de la encuesta se puede documentar una mejora significativa en la apreciación social de la ciencia de 80.5 a 85.5% de respuestas positivas.