Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

La amenaza fantasma

012

 

Se ha observado que el desarrollo industrial de las últimas décadas, ha provocado un deterioro en el medio ambiente en general, así como un en la salud de los seres humanos. Dicho deterioro se ve reflejado principalmente en áreas que se encuentran en contacto directo con desagües industriales y domésticos.

Lo anterior es debido a la producción y acumulación de ciertas entidades químicas que se encuentran en productos de uso cotidiano las cuales son llamadas contaminantes emergentes (CE). Entre ellas se encuentran productos como fármacos, plaguicidas, cosméticos, artículos de limpieza y aseo personal entre otros.

La agencia de protección ambiental de Estados Unidos de América (EPA) se refiere a los contaminantes emergentes (CE) como materiales o productos químicos caracterizados por ser una amenaza para la salud humana y para el ambiente, los cuales son relativamente nuevos y no se tiene un amplio conocimiento de su impacto en el ambiente y en el hombre, ni mucho menos existe todavía una normativa que los regule.

Otro grave problema radica en el hecho de que actualmente, las plantas de tratamiento de aguas residuales, no los eliminan, por lo que es importante el desarrollo de nuevas tecnologías para su depuración.

Se ha establecido que los CE entran en el ambiente a través de algunas fuentes contaminantes en aguas, tales como aguas residuales de tipo doméstico, industrial, hospitalario, de los residuos de las plantas de tratamiento, de las actividades agrícolas y ganaderas y de los tanques sépticos; los cuales contienen un gran número de CE que se producen a diferentes concentraciones en las aguas superficiales, cuyos criterios de calidad ambiental aún no se han podido especificar y las plantas de tratamiento convencionales de aguas residuales no están diseñadas para eliminarlos; motivo de preocupación científica y para las entidades ambientales reguladoras.

Se estima que a nivel mundial se vierten anualmente a las aguas superficiales cerca de 300 millones de toneladas de compuestos sintéticos, entre los que se encuentran productos farmacéuticos, industriales y de consumo. La variedad de productos y sus posibles interacciones con otras sustancias del entorno hacen que sus consecuencias puedan ser muy diversas. A medida que los científicos realizan más investigaciones y análisis, descubren nuevos efectos.

El impacto de ciertos tipos de medicamentos ya se ha empezado a percibir en entornos naturales: los estrógenos de las píldoras anticonceptivas provocan la feminización de los machos en diversas especies de peces y anfibios; los antidepresivos reducen las posibilidades de supervivencia de las aves en invierno; y ciertos antiinflamatorios causan lesiones en los pájaros.

012 a

Otro ejemplo claro es el de los microplásticos utilizados en diversos productos, como abrasivos industriales, exfoliantes, cremas faciales, pasta de dientes, geles, productos para bebés, repelentes de insectos, cremas solares, cosméticos, entre otros; los cuales se encuentran presentes en todos los mares y océanos del planeta y constituyen una amenaza para la salud humana y el medio ambiente por su capacidad de acumular compuestos químicos y toxinas. Una vez que estos desembocan en el medio, gran parte son ingeridos por peces e invertebrados y pasan a través de la cadena trófica, hasta llegar al ser humano.

Gracias al interés de ciertos grupos de investigación, actualmente en México se han detectado y clasificado una variedad de contaminantes emergentes; así como, sus posibles afectaciones al medio ambiente y salud de los humanos.

Lo anterior con el fin de generar protocolos para la recolección y procesamiento de muestras con CE, así como, la estandarización del número de partículas permisibles (NPP) detectadas en cierto volumen de muestra, para su posterior regularización y al mismo tiempo concientizar a la sociedad de los riesgos y/o consecuencias del uso excesivo o desmedido de estos contaminantes.

Por otra parte, debido a la pobre o nula remoción de CE a través del empleo de tratamientos de aguas convencionales, los proyectos de investigación que se formulen y ejecuten en este campo deberán dirigirse a la búsqueda del entendimiento para un tratamiento de remoción sustentable, eficaz y seguro.

Ahora que somos conscientes de que vertimos por los desagües de nuestras casas una amplia variedad de CE, presentes en los productos de uso cotidiano; así como las afectaciones al medio ambiente y a la salud del ser humano, es nuestra responsabilidad como sociedad, racionalizar el uso excesivo o desmedido de dichos productos.


M. en C. Griselda Marissa Calderón Moreno / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Dr. Mario Alfonso Murillo Tovar / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Centro de Investigaciones Químicas de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.