Los ecosistemas acuáticos mexicanos son muy diversos, desde los marinos (mares y océanos), pasando por los costeros (lagunas) hasta los continentales (desde zonas inundadas temporalmente hasta lagos de alta montaña). Morelos, siendo uno de los estados más pequeños del territorio nacional, es rico en ellos lo cual lo considera también desde el punto de vista de biodiversidad acuática a nivel nacional.

Dentro de esta biodiversidad acuática, es interesante saber que las plantas que habitan en estos ecosistemas son muy importantes debido a que cumplen ciertas funciones de manera preponderante desde los puntos de vista ecológico, económico, social y cultural.

Históricamente, las plantas acuáticas han tenido y tienen importancia debido a que juegan un papel trascendental en el desarrollo cultural del ser humano desde la recolecta y el origen de la agricultura, relación que se ha dado a través del tiempo en diversas regiones de México como lo es el estado de Morelos.

Por la gran variedad botánica y cultural, el conocimiento de las plantas acuáticas útiles requiere de la realización de trabajos regionales, lo que permitirá en un futuro la integración de este conocimiento, así como el desarrollo de investigaciones a niveles más complejos que contemplen la introducción, domesticación, conservación y manejo de estas plantas de gran interés.

Actualmente las especies de plantas acuáticas que han sido y son útiles, se han mantenido por la tradición cultural de las comunidades cercanas a los sistemas acuáticos donde habitan. Sin embargo, este grupo de plantas han sido las menos estudiadas ya que no se tienen registros de investigaciones con un enfoque global sobre sus usos, considerando en un sentido amplio sólo a las especies terrestres que son nativas y silvestres.

La alta biodiversidad de nuestro país ha permitido el progreso de una cocina original, que por su riqueza y complejidad ha sido apreciada y reconocida en los ámbitos nacional e internacional, lo que en este sentido, hace resaltar el papel central que la comida desempeña en la vida de nuestra sociedad, considerando que los alimentos que se consumen en la vida cotidiana, están prescritos por la cultura del ser humano, lo cual conforma el menú.

Riñoncito y lentejitas de agua,con alto valor nutricional

Algunas de las hidrófitas que son conocidas por su importancia como alimento en la gastronomía morelense son aquellas en las que se consume toda la planta, los tallos (tubérculos), la raíz, las hojas, el fruto o las semillas. También se emplean directamente o cocidas, en ensaladas, sopas, cremas, en tortitas con huevo, entre otras, como el “berro”, cultivada a nivel comercial. Otro ejemplo es el “riñoncito” que se obtiene del campo cerca de los arrozales, consumiendo directamente sus hojas en ensaladas. De esta especie se usan todos sus órganos vegetativos, los cuales por la virtud de sus reservas de alimento son de potencial valor nutricional para el ser humano, además de que contiene altas cantidades de iodo.

Dentro del grupo de las plantas acuáticas libremente flotadoras, las “lentejitas de agua”, son las especies más pequeñas del mundo, alcanzando a medir hasta 0.2 mm en diámetro, y debido a que se propagan vegetativamente, son consumidas por el ser humano en ensaladas.

Además, existen otras especies en las que sus hojas se emplean para mantener fresco el pescado, quesos o carnes (cecina) al momento de la venta y sustituir al papel o al plástico, así como envolver y elaborar tamales sustituyendo las hojas de maíz o de plátano, tal es el caso del “platanillo acuático”.

El rápido deterioro ambiental que caracteriza a los cuerpos de agua debido a la contaminación, la erosión, la sedimentación, la sobreexplotación de los recursos hídricos y la introducción de especies exóticas invasoras, ejerce efectos negativos sobre estas plantas, por lo que su desaparición puede considerarse como una pérdida de nuestro patrimonio y de la oportunidad de utilizarlas en beneficio de la sociedad. Esta carencia en el uso alimentario de la diversidad de plantas acuáticas, ocasiona que se pierdan formas de consumo y preparación y se propaguen especies que son exóticas y que en el futuro alterarían los ecosistemas acuáticos en donde puedan ser y hayan sido introducidas como es el caso del río Cuautla o la Zona Sujeta a Conservación Ecológica Santa Rosa-Los Sabinos en el municipio de Cuautla, Morelos.

El manejo integrado de los recursos hídricos se debe basar en el concepto de que el agua debe ser vista como una parte integral del ecosistema, ya que constituye un recurso natural y a su vez un bien social y económico.

En estos tiempos de crisis ambiental que existe a nivel mundial, en México y en particular en el estado de Morelos, la necesidad urgente de proteger los recursos naturales de la destrucción humana, esto lleva a esforzarnos por inventariar lo más preciso posible su biodiversidad, así como la importancia que tienen.

La información generada es fundamental, en especial para que las investigaciones que se planteen a futuro en las diferentes áreas de las ciencias biológicas tengan una base taxonómica, económica, social y cultural. Además, permite que tanto investigadores, profesores, estudiantes como público en general tengan documentación confiable de los recursos bióticos locales, regionales, nacionales y a nivel mundial con que se cuenta.


Dr. Jaime Raúl Bonilla-Barbosa / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Biol. Betzy Santamaría Araúz / betzy.santamaríEsta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Centro de Investigaciones Biológicas de la UAEM