cebra

El pez cebra es una especie tropical ornamental de agua dulce, nativo del sureste asiático, muy popular y apreciado por los acuaristas a nivel mundial. Es de talla pequeña, con una longitud de 3 a 4 cm. A los 3 meses de edad, este omnívoro alcanza la madurez sexual y puede reproducirse de manera continua durante todo el año. En cautiverio se les proporciona hojuelas para peces tropicales, combinadas con alimento vivo.

Desde hace varias décadas se ha convertido en un importante modelo de estudio en diversas disciplinas científicas, principalmente en toxicología debido a su gran adaptabilidad a condiciones de cautiverio, alta fecundidad y fácil manejo. Su reproducción es de interés, ya que presenta una etapa del desarrollo embrionario externa, con una capa transparente que lo cubre, permitiendo observar en el microscopio cada una de las diferentes etapas ocurridas en un periodo aproximado de 72 horas; cuando en las primeras 24 ya se han formado diversas estructuras. Después de 5 días se desarrollan sus órganos sensoriales y, los sistemas circulatorio, digestivo y nervioso son funcionales. Además permite apreciar la sensibilidad a diferentes compuestos químicos en etapas tempranas del crecimiento, con lo cual se ha obtenido información para la evaluación y el monitoreo de contaminantes en ambientes acuáticos.
Algunos estudios han demostrado las graves deformaciones morfológicas que pueden provocar metales como el mercurio o medicamentos como el tamoxifeno –el cual es empleado como terapia complementaria en el cáncer de mama–, cuando están disueltos en los ríos y lagos.

Asimismo, y desde una perspectiva bioética, los peces cebra son una excelente alternativa como organismos de prueba, ya que los bioensayos realizados con embriones del pez cebra son considerados como pruebas in vivo libres de dolor.

Dado que se ha demostrado mucha similitud entre el genoma humano y el del pez cebra, muchas de las mutaciones producidas en esta especie dan lugar a efectos similares a los que se presentan en enfermedades como el cáncer.

Actualmente existen alrededor de 300 laboratorios en el mundo que utilizan al pez cebra en investigaciones sobre diversas áreas. Recientemente, ha sido objeto de varios estudios acerca de la capacidad que presenta para regenerar tejido cardíaco, su esclarecimiento podría servir para avanzar en nuevos tratamientos para los seres humanos con enfermedades del corazón.

cebras


M. en C. María Estela Pérez Cruz / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
M. en C. Ignacio A. Morales Salas / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Dr. José Jaime Zúñiga Vega / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México

En ISSUU Revista 55