crasu

Las crasuláceas son hierbas anuales o perennes, a menudo aglomeradas en una roseta, las flores crecen en racimos o espigas y raramente solitarias. Las crasuláceas tienen adaptaciones especiales, como la suculencia, la propiedad de almacenar agua en sus tejidos y sus hojas están recubiertas de cera para evitar la evaporación, como una forma de adaptación que les permite soportar prolongadas sequías.

La familia crassulaceae se distribuye mundialmente, principalmente en el sur de Asia Central, Sudáfrica, México y la región del Mediterráneo. Se han registrado entre 25 y 33 géneros, con 1200 a 1500 especies; crecen en bosque de pino, bosque de encino, bosque mesófilo de montaña, bosque de encino-pino y selva baja caducifolia, generalmente en regiones secas o lugares rocosos. En México los géneros más abundantes son Echeveria, Pachyphytum, Graptopetalum y Sedum.

Las crasuláceas son demandadas por su uso ornamental y como adorno durante las festividades decembrinas en diferentes estados del país, como Oaxaca y Querétaro; en Morelos se solicitan con mayor frecuencia los géneros Echeveria y Sedum. El estudio se realizó con el objetivo de conocer qué usos le dan los habitantes de la comunidad de San Juan Tlacotenco a las crasuláceas que se distribuyen en su entorno.

Para obtener esta información se realizaron salidas con fines etnobotánicos al pueblo de San Juan Tlacotenco, perteneciente al municipio de Tepoztlán, Morelos. Allí se contactó a un informante clave y a personas con conocimiento del uso que se le da a las crasuláceas, quienes formaron parte del grupo entrevistado. Además de ello, con guías locales se recorrieron los lugares donde aún crecen en forma silvestre las especies útiles para fotografiar y para colectar especímenes que ayudaran a su identificación.

El trabajo cualitativo permitió obtener información sobre el uso y manejo de tres especies, dos de ellas silvestres, distribuidas en la zona, y una especie cultivada; las dos primeras conocidas como texmitl (Echeveria gibbiflora Moc. & Sessé ex DC.) y conchitas (Echeveria secunda Booth ex Lindl), y la cultivada como siempreviva (Sedum dendroideum Moc. & Sessé ex DC.). Estas especies adquieren importancia porque se utilizan desde la época prehispánica con fines ceremoniales; actualmente se registra su aprovechamiento durante las fiestas decembrinas, las plantas completas de texmitl y conchitas se utilizan para adornar el pesebre, las flores en racimos de las tres especies se ofrendan el 24 de diciembre al acostar al Niño en el nacimiento. Pasado el Día de la Candelaria, cuando se va a quitar el pesebre, las amas de casa trasplantan las crasuláceas en algún espacio del patio con fines conservacionistas. La siempreviva también se utiliza contra las infecciones de los ojos, y en los últimos años las crasuláceas se están utilizando para la elaboración de paredes verdes y en macetas decorativas para fiestas o reuniones especiales.

crasu1

Se concluye que los recolectores y vendedores de plantas suculentas son de bajos recursos económicos, quienes ven en esta actividad una fuente de ingresos complementarios para solventar sus gastos durante el invierno, y su prohibición podría afectar tanto a la economía de las familias que practican dicha actividad como a la pérdida de tradiciones. Se propone el apoyo para la implementación de viveros comunitarios o familiares que disminuyan la recolección.

De la gestión del conocimiento al aprovechamiento del capital natural: colección nacional de crasuláceas, Jardín Botánico, IB-UNAM. Congreso Latino-Iberoamericano de Gestión Tecnológica. México. Disponible en internet: http://www.uam.mx/altec2017/pdfs/ALTEC_2017_paper_515.pdf


 Dra. Inés Ayala Enríquez/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
PITC del Centro de Investigaciones Biológicas de la UAEM
Biol. Feliciano García Lara/ Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Profesor de la Escuela de Estudios Superiores, campus Tlayacapan de la UAEM