Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

De una planta medicinal a una alternativa rentable: la flor de nochebuena

Las flores han sido parte de nuestra historia: Xochiquetzal, la diosa de la belleza y del amor, que significa "plumaje de flores"; y Xochipilli, el "príncipe de las flores", dios de la danza, de los juegos y del amor. Los aztecas cultivaban la nochebuena, conocida como cuetlaxochitl, que significa "flor que se marchita", de belleza excepcional con profundo significado místico. Otras plantas nativas de gran importancia fueron el cempasúchil, dalia, nardo y girasol, que han sido domesticadas y conservadas a lo largo del tiempo como la nochebuena.
La flor de nochebuena es nativa de México, genera recursos económicos a los productores y comercializadores, fuente de empleo y un cultivo muy tradicional. En Morelos, se conoce como nochebuena de jardín, la cual tolera el sol directo. Se ha producido desde 1960 en viveros a cielo abierto en la zona noroeste de Cuernavaca, Morelos, México, a partir de esta fecha se introdujeron los nuevos cultivares mejorados de invernadero procedentes de otros países, los cuales son reconocidos a nivel mundial.
Las plantas silvestres de nochebuena fueron introducidas a los Estados Unidos de Norteamérica en 1828, por el primer embajador de ese país en México, Joel Robert Poinsett, político atraído por la botánica y la ciencia; en su honor se le dio el nombre genérico de Poinsettia. En su visita a Taxco, Guerrero, México contempló en la catedral de Santa Prisca unas atractivas, grandes y brillantes flores rojas, la cuetlaxochitl, que los padres Franciscanos utilizaban en las fiestas del Santo Pesebre en la época navideña. En 1909 la familia de Albert Ecke inició con las primeras producciones de nochebuena de sol para posteriormente mejorarlas y obtener las nuevas variedades de invernadero.
La nochebuena de sol se encontraba en forma silvestre en las montañas de Guerrero y en el Texcal, Morelos; actualmente se ha encontrado
en diversos estados del país, por lo que México es su lugar de origen y representa una reserva de la especie. Hoy en día están registradas once variedades de nochebuena de sol en el Catálogo Nacional de Variedades Vegetales del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS): Valenciana, Rehilete, Amanecer navideño, Juan Pablo, Belén, Corona, Estrella, Tete, Valsu, Marysia y Anna, las cuales presentan brácteas (hojas modificadas) de color rojo, a excepción de “Amanecer navideño” y “Juan Pablo”, que son de color amarillo y rosa respectivamente.
La planta de nochebuena de sol puede alcanzar una altura de hasta 6 m, sus hojas son simples y ovaladas, que son el atractivo visual de la planta, de diferentes formas, colores y tamaños con pequeñas inflorescencias, conocidas como ciatios o nectarios, que son las glándulas reproductivas. Algunas variedades desarrollan unas estructuras llamadas bractéolas que salen en lugar de los ciatios por lo que no desarrollan semillas, y otras forman sus glándulas reproductivas que desarrollan la cápsula trilocular con tres semillas en su interior.

Usos y variedades de la nochebuena

Los aztecas utilizaban la nochebuena en ceremonias y como planta medicinal para disminur la fiebre, las brácteas hervidas en agua estimulaban la produción de leche materna, a parte de utilizarlas para teñir telas, las hojas en fomentos se utilizaban para aliviar el dolor de cuerpo. Actualmente se utiliza en jardinería, en algunas regiones del Estado de México y Oaxaca se cultiva para flor de corte y ha sido utilizada en programas de mejoramiento genético en Morelos, mientras que el latex es un riesgo para la salud, así como el contacto directo y prolongado con la piel.

La nochebuena de sol representa una alternativa rentable en el sector ornamental en México, con alto valor económico y demanda nacional. El estado de Morelos, favorecido por la condición geográfica, física y climática, es uno de los principales productores de ésta y otras plantas ornamentales del país, y tiene recursos naturales útiles, así como disponibilidad de planta madre.
La producción de la planta es convencional, el ciclo productivo del cultivo es de nueve meses, del 15 de marzo al 15 de diciembre de cada año, los primeros 45 días son necesarios para el enraizamiento de las estacas (segmentos de tallo leñoso), por lo que a partir de esta fecha inicia la etapa de desarrollo vegetativo; a mediados de julio se realiza una poda para promover la brotación de tallos secundarios, la inducción a floración inicia a finales de septiembre, seguido del desarrollo de brácteas y el último mes es dedicado a la comercialización. Cabe mencionar que la nochebuena de sol necesita de noches largas para su floración (mayor a doce horas). En el hemisferio norte este acontecimiento inicia de forma natural a finales de septiembre, entonces empieza la formación de inflorescencias y la pigmentación de las brácteas.
Las variedades de nochebuena de sol de mayor importancia en el mercado regional y nacional son las que presentan brácteas rojas: Valenciana y Rehilete, las cuales son muy resistentes a plagas y enfermedades, se adaptan fácilmente a diferentes condiciones climáticas y diversos tipos de suelos, además de que requieren de una nutrición básica.
La comercialización de la planta se realiza en noviembre y diciembre, es dinámica y comprende un período muy corto para su distribución, incrementando las ventas del 20 de noviembre al
12 de diciembre de cada año. No pueden faltar en la época navideña, para celebrar el día de la Virgen de Guadalupe y el Nacimiento de Jesús.
Las caracteristicas óptimas de la nochebuena de sol para su venta son: altura de 80 cm, tallos gruesos con entrenudos cortos, con el mayor número de tallos florales y brácteas grandes, libre de plagas y enfermedades, además debe presentar una pigmentación mayor al 50%. La venta se realiza en viveros y comercializadoras, generando ganancias a productores y distribuidores. La planta es producida en Morelos y comercializada en el Distrito Federal, Hidalgo, Oaxaca, Estado de México, Chiapas, Veracruz, Guerrero y Puebla, entre otros; una flor de México para el mundo.

 

Arbusto de nochebuena de sol de Totolapan, Morelos.

Flor de nochebuena nativa de México.

Variedades de  nochebuena de  sol:  Valenciana,  Juan Pablo  y Amanecer navideño.

Desarrollo de fruto (semilla).

Producción  convencional   de    nochebuena  de    sol    en    Tetela  del   Monte, Cuernavaca. Morelos.

Vivero de planta madre de nochebuena de sol en Tetela del Monte, Cuernavaca, Morelos.


ºDr. Dante Vladimir Galindo García / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
ºDr. Irán Alia Tejacal / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
ºM. en C. Jaime Mundo Ocampo / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.