Revista de Divulgación Científico-Tecnológica del Gobierno del Estado de Morelos

Las imágenes en la Red

007

 

En la Facultad de Diseño de la UAEM investigamos sobre la imagen y su comportamiento en la Red. Cada día miles de diseños, obras artísticas e imágenes en general son “subidas” por sus autores y van conformando un bagaje muy interesante que refleja las diversas culturas. La investigación que realizo se centra en el impacto que tienen estas imágenes en el arte, la cultura y la sociedad en general, para que comprendamos mejor la transformación social que se ha dado a partir de la aparición y masificación del uso de aplicaciones para generarlas y compartirlas.

Unas de las consecuencias económicas de la globalización son la apertura de fronteras para los capitales, que pueden trasladarse de un lugar a otro sin consecuencias; y la producción de las mercancías, que se realizan por partes en varios países al mismo tiempo. La apertura de fronteras permite también el libre tránsito de mercancías, y junto con ellas su publicidad, su diseño, y su imagen. Todo esto tiene consecuencias en la cotidianidad.

La globalización es un fenómeno en donde todos hemos ingresado a un esquema de comportamiento específico que se refleja hacia el interior de cada sociedad. Las tecnologías de la información son el soporte inmaterial de la globalización, a través de ellas se da el intercambio del conocimiento y de la información, intercambio que tiene consecuencias culturales en la producción de imágenes, tanto en la parte material como en la inmaterial, tanto en lo tangible como en el concepto.

El Internet es una de las primeras formas del cerebro de este nuevo planeta. Surgido con fines militares, ha logrado consolidarse como el sistema número uno en transmisión de conocimiento a través de enlaces nodales. El desarrollo de la red viene desde la década de los sesenta, cuando la necesidad de acceder a bases de datos llevó a crear un sistema que les permitiera desde una interfaz consultar la información, sin embargo fue en 1991 que se lanzó Word Wide Web (WWW), creada por Tim Berners-Lee, quién desde el primer momento puso en práctica la característica por excelencia de la Red para mejorar su funcionamiento: la retroalimentación, que pone de manifiesto la posibilidad de cercanía con lo lejano.

Con el Internet, la experiencia humana se ha vuelto hipertextual, es decir, ya tenemos generada una categoría semántica que permite nombrar las innovaciones tecnológicas. Los procesos para la creación de las obras artísticas y de diseño no se escapan a la nueva manera de ver y de sentir a la sociedad, sino que se convierten en actos generados a través de procesos de conceptualización, formalización, sintaxis y creación de lenguajes hipertextuales. Así, la hipertextualidad es la capacidad de conexión entre distintos nodos descentralizados. En el diseño y el arte se refleja en una nueva sensibilidad, que conlleva a una multimedia de tipo integral en donde se despliegan múltiples medios como lo gráfico, el audio, el video, el hipertexto y la navegación. Ésta experiencia es la organización en bloques con base en ideas y nociones múltiples para producir nuevas imágenes, que al ser usadas en hipertexto se convierten en una nueva forma de conocimiento basada en la interactividad, la hipertextualidad y la conectividad.

La interactividad es la relación entre la persona y el entorno digital, pero también entre las personas mediadas por un entorno digital. Un ejemplo de interacción es la del individuo con los aparatos. De ésta surge la necesidad de un software que despliega en pantalla y a través del cual el individuo interactúa con el procesador. Otra interacción es utilizar el entorno digital para conectarnos con otro individuo que bien puede estar cerca o lejos, aquí el entorno digital o la máquina funciona únicamente para transportar información.

La computadora es receptora de flujos de información, de modelos basados en algoritmos matemáticos traducidos por ella misma e interpretados para crear imágenes entendibles. Los modelos matemáticos generados a través de un entorno digital pueden emular una realidad conocida por nosotros, una realidad virtual, que nos permite transportarnos y vivir experiencias cuasi-humana, en espejo de la propia realidad en que vivimos. Pero va más allá, permite la creación de realidades virtuales inexistentes en el mundo tangible. El entorno digital nos presenta virtualidades que según la interactividad con el humano van a dar como resultado diferentes soluciones a un problema.

Así, a través de las interfaces nos comunicamos en un entorno digital, su importancia es máxima. El arte y el diseño virtual se despliega a través de interfaces, que son interactivas, es decir que podemos accionarlas.

Una obra de arte o un diseño virtual se alimenta de nosotros y nosotros de ella, interactúa con nosotros, con nuestros pensamientos, con nuestro conocimiento. Es según su inteligibilidad, que siempre va a estar relacionada con el humano que interactúa con ella.

La conectividad que permite una interfaz de este tipo no sólo es hacia la máquina y los modelos matemáticos que traduce y despliega, sino que alcanza otra mente permitiendo el flujo de conocimiento más allá de su propia existencia. Su virtualidad no se queda en el mundo digital, sino que lo atraviesa para conectar a dos seres con un propósito definido.

La investigación del impacto de las imágenes en el entorno digital actual y en la Red, nos permitirá entender mejor a la sociedad actual. Conocer cómo y porqué funciona la Red es el inicio para comprender ese fenómeno.


Dra. Lorena Noyola Piña / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Facultad de Diseño de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos.